CLAVES PARA EVITAR EL FRACASO DE LA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA

Si ya tu empresa intentó un proceso de Planeación Estratégica que no dio buenos resultados, o éstos, no fueron los esperados, no quiere decir que no sea conveniente y necesaria.


Partimos del hecho que la Planeación Estratégica debe ser un proceso permanente de análisis, diagnóstico y seguimiento de los planes de la empresa y, muy concretamente, de evaluar la estrategia a partir de unos indicadores.

Este proceso nos permite gestionar adecuadamente la incertidumbre y, sobre todo, tomar las decisiones correctas.

Si ya lo intentaste, “sin éxito”, pues los expertos afirman que cerca del 90% de las estrategias formuladas no lo logran. Aquí, hemos recopilado las 7 claves más importantes para alcanzar el verdadero propósito de la Planeación Estratégica: Ser competitivos y enfocar todos los esfuerzos de la organización en una misma dirección.




1.- La primera clave es la DEFINICIÓN:

Saber definir las ventajas competitivas de la empresa, la creación de valor para el cliente y la diferenciación que busca la compañía en el mercado. Esto, básicamente es saber interpretar los cambios del entorno: oportunidades y amenazas, así como el producto, su ciclo de vida o sus sustitutos. La definición, también tiene que ver con el proceso de formular planes y objetivos, ¿En base a qué se están formulando? Si la respuesta es con base en la experiencia, entonces estás basando la planeación en el pasado, y es al futuro a donde debes apuntar.



2.- La segunda claves es la METODOLOGÍA:

Para llevar a cabo la Planeación Estratégica es fundamental seguir una adecuada metodología que se alinee a las necesidades de la empresa y que no se distancie de los asuntos clave a nivel empresarial tales como: la industria, el entorno, los competidores. De no contar con una metodología acorde, el resultado será contar con una misión y visión desconectadas de la realidad competitiva de la empresa, que sólo sirven para colgar en la pared y son inútiles a la hora de afrontar los retos marcados por la incertidumbre y la rivalidad empresarial.



3.- La tercera clave es el SEGUIMIENTO:

Se le pone mucho entusiasmo a la construcción del plan y poco para dar seguimiento, monitorear y ajustar los resultados de la implementación estratégica. Por tal razón, la clave del éxito es la revisión periódica por parte de los directivos. Al hacerlo, podemos tener certeza de que las cosas se están haciendo y ajustar oportunamente.El secreto de una estrategia exitosa, es que ésta sea parte del trabajo diario de todos los colaboradores, en operaciones, administración, finanzas, en los procesos y políticas de desarrollo humano, desde la trinchera que corresponda a cada rol.


4.- La cuarta clave es la COMUNICACIÓN:

Si no se comunica adecuadamente la estrategia ni los objetivos de la planeación, entonces, no desciende al resto de la organización, quedando en manuales o documentos archivados. Debe de desplegarse a cada área y colaborador, reiterando que cada parte es importante y se debe trabajar armónicamente en la misma dirección. Por este motivo, los gerentes, deben recordar que una de sus principales funciones es comunicarlo y hacerlo de la manera más efectiva posible, así como, impulsar y promover una cultura de resultados y liderazgo en los equipos.



5.- La quinta clave es la MEDICIÓN:

La estrategia que no se mide, corre el riesgo de convertirse en letra muerta. Es importante mantener constante la rendición de cuentas con base en métricas e indicadores clave que se definen acorde a los objetivos estratégicos, y con ello, mantener la responsabilidad de los directivos frente a los resultados esperados, expresados en metas cuantificables.



6.- La sexta clave es la CONEXIÓN:

El éxito de la estrategia se define por su capacidad de conectarse con el trabajo diario de la empresa y los cambios que ésta genere en su Cultura Estructura Organizacional. Si la Planeación Estratégica no logra conectarse y ponerse en práctica en el día a día, se puede considerar para adornar carteleras o pasillos. Debe ser capaz de impulsar cambios reales, con una visión de futuro compartida por los miembros de la organización.



7.- La séptima clave es el CONSENSO:

En el mismo sentido de la clave anterior, ésta se refiere a la importancia de expectativas claras y que todos estén alineados con la misma visión de empresa. Implica, la búsqueda de acuerdos y la comunicación de los beneficios del cambio, superar las resistencias con base en los objetivos de la planeación y aspiración al futuro próximo. Es ir más allá de los documentos para implementar este proceso en todos los niveles de la organización; para lograrlo, la estrategia debe ser construida no sólo por la Junta Directiva sino, que deben considerarse los planteamientos de cada área de la empresa, así se tendrá una visión más amplia y realista de su comportamiento, fortalezas y debilidades.



Los mejores planes pueden fracasar si no son ejecutados correctamente, aunque también hay que considerar factores externos que impactan o distraen en su aplicación, tales como crisis o problemas imprevistos. No hay mejor ejemplo que la crisis generada por el COVID-19 a nivel mundial, las empresas que más rápido adaptaron su estrategia o impulsaron los cambios fueron las que mejor sobrellevaron la turbulencia.

Si tu empresa está en proceso de redefinir estrategias o metodologías, te recomendamos buscar alternativas, y contratar servicios de un proveedor que los acompañe en definir el rumbo de la organización y que te permitan, lograr con éxito la nueva misión de tu empresa.

Los servicios de consultoría pueden mejorar la posición competitiva de la empresa de manera sostenible, incorporando una visión integral y mucho más amplia de la que pueden aportar los niveles directivos.




80 vistas0 comentarios